Lo que debes saber de los sueños

Los sueños son imágenes, sonidos y sensaciones que experimentamos mientras dormimos. Pueden ocurrir en cualquier momento de nuestro ciclo de sueño, pero son más comunes cuando estamos en la fase REM (movimiento ocular rápido). Por término medio, los seres humanos experimentan una de estas visiones entre tres y seis veces por noche.

A menudo, lo que vemos en estas visiones nocturnas está distorsionado y no tiene sentido, a pesar de que parece increíblemente real mientras está sucediendo. Cuando sueñas que tu perro tiene el tamaño de un camión y tú eres un diminuto humano que se pasea con él por un bosque encantado hablando con todas las demás criaturas mágicas y teniendo debates existenciales, parece muy real.

Pero entonces te despiertas y ahí está tu cachorro, de tamaño normal, tumbado a los pies de tu cama. Y no, no está hablando, ni tampoco el caracol de tu porche.

Por ejemplo, si has llegado tarde todo el día, puedes tener visiones de que te persigue un tigre.

Los tipos de sueños

Sueños diurnos

Mirar fijamente al espacio y dejarse llevar por la mente a otro mundo es un ejemplo clásico de soñar despierto. Pasamos una media de 70 a 120 minutos cada día soñando. Puede ser fantaseando con algo o representando diferentes escenarios en nuestra cabeza. Técnicamente no estamos dormidos, pero tampoco solemos estar al cien por cien atentos a nuestro entorno real.

Pesadillas

Las imágenes perturbadoras y espantosas caracterizan una pesadilla. Pueden ser la respuesta a una situación de la vida real a la que te enfrentas, e incluso se desencadenan al ver algo inquietante en la televisión justo antes de acostarte.

A menudo, son un indicio de nuestra mente subconsciente de que hay un trauma o un miedo que debemos reconocer o abordar. Las personas son más propensas a tener pesadillas cuando hay antecedentes familiares de problemas psiquiátricos, han consumido drogas y han tenido experiencias negativas, o están pasando por pesadillas en la vida real, como una relación problemática o el estrés en el trabajo. Para más información sobre cómo evitar las pesadillas, consulta nuestra guía completa.

Sueños lúcidos

Los sueños lúcidos se producen cuando sabes que no estás despierto. Para la mayoría de nosotros, esto nos saca del sueño inmediatamente. Sin embargo, el sueño lúcido es una habilidad que se puede practicar. Imagínate, ser capaz de atravesar un sueño y saber que puedes hacer lo que quieras sin ninguna consecuencia.

Sueños recurrentes

Tener la misma visión una y otra vez, o una visión que tiene un tema que se repite, describe lo que significa tener un sueño recurrente. En raras ocasiones, pueden ser agradables, pero normalmente se trata de una pesadilla derivada de un problema o conflicto no resuelto. Si eres capaz de llegar a la raíz del problema, probablemente descubrirás que resolverlo hace que la imagen recurrente desaparezca de la vista.

Sueños de curación

Son comunes en quienes tenemos problemas de salud. Suelen ser una señal de nuestro inconsciente de que algo va mal en nuestra salud y que hay que solucionarlo. ¿Sueña que le tapan una caries en el dentista? Es posible que te toque una limpieza de dientes o cuando tiende a soñar con uñas.

Sueños proféticos

Mientras vamos por la vida bombardeados de estímulos, sólo procesamos una parte de la información que recibimos. Sin embargo, cuando nos vamos a dormir, nuestra mente subconsciente lo está reconstruyendo todo. Si vemos una imagen de algo que parece predecir el futuro, suele ser el resultado de que nuestro cerebro da sentido a hechos aleatorios y llega a una conclusión lógica mientras estamos dormidos.

Leave a Comment